Tal día como hoy en 2013, los dos primeros trozos del Arco de San Mamés, fueron trasladados para ser debidamente saneados y pintados, antes de ubicarse en Lezama.