No hay mayor angustia para el aficionado de la Real Sociedad que temer que el enemigo Athletic se lleve a uno de sus futbolistas. Y si hablamos…

Origen: AS.com