Aduriz, que tuvo en sus botas el 0-1, se vio superado en su intensa batalla futbolística con Amorebieta, que hizo gala de su contundencia en un duelo que llegó a detenerse por gritos racistas contra Williams…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia