«No me di cuenta de los gritos, yo intento evadirme», aseguraba ayer el atacante del Athletic, que recibió sonoras pitadas cada vez que tocaba el balón en el terreno de juego de El Molinón…

Origen: El Correo