El Barça está más rodado de lo que suele en agosto, inalcanzable para un Athletic que se dejó hasta el último resuello. Murió para presionar…

Origen: AS.com