Viajó 13 horas para ver a su equipo perder frente al Saussolo (3-0). Tuvo un premio de consolación tras la contundente derrota: le tocó…

Origen: El Correo