Esperpento por parte del árbitro, que anuló un gol de Williams por un penalti a Aduriz para acabar pitando fuera de juego, que lo había sido por partida doble.

Origen: AS.com