Ni física, ni anímica. Si la Champions pasó factura, el Athletic no lo evidenció y, de hecho, esperó hasta el último tercio del partido para remontar…

Origen: GARA