TRAS cada noche viene un aurora. Fue Aristóteles (no, un delantero centro brasileño, no: un filósofo griego…), quien nos dio la pista: la esperanza…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia