Un error garrafal del meta bilbaíno y la falta de malicia rematadora deciden un partido que no debió perder el conjunto de Ziganda…

Origen: mundodeportivo.com