Su genética le transforma en un jugador competitivo hasta el extremo. Lo saben los rivales y los árbitros. Pero fuera del campo, en el trato personal, Raúl García es un tipo honesto, sincero y extremadamente educado que se ha ganado a la afición rojiblanca…

Origen: Marca.com