BILBAO – Un entrenador suele tener su punto de testarudez. O simplemente es cuestión de confianza. Sea como fuere, lo cierto es que Ernesto Valverde es poco amigo de moverse de sus convicciones…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia