El vibrante partido de San Mames quizás fue mucho más atractivo para el espectador de lo que a muchos entrenadores dedicados al control de las situaciones podría gustarles…

Origen: mundodeportivo.com