Una pérdida de balón en la frontal del área, un nuevo despiste a balón parado y la falta de contundencia en la zaga permitieron al Genk seguir con vida en el partido…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia