AQUEL chaval de 18 años y medio tenía una pinta fenomenal. Es lo que dejó caer Marcelo Bielsa en las instalaciones de Lezama, en una de las escasas ocasiones en que el argentino se sinceraba con técnicos de la factoría rojiblanca…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia