BILBAO – Ha supuesto todo un chasco. Un enorme trastorno que ha dejado muy poco margen de reacción a la Federación Vasca de Fútbol (FVF), que se ha visto en la obligación de romper el preacuerdo al que había llegado con su homónima de Nigeria…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia