BILBAO – La resolución de un problema pasa por reconocer su existencia. Es lo primero de todo, el requisito imprescindible. Si no se asume que el funcionamiento no es lo bastante regular y solvente resulta muy difícil poner los medios que favorezcan un avance…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia