Ayer el fútbol se tiñó de luto. Una jornada nacida en clave de alegría e ilusión para el semidesconocido Chapecoense acabó en tragedia. El avión del modesto equipo brasileño se estrelló en su ruta hacia la final de la Copa Sudamericana en un vuelo compartido con directivos, periodistas y demás acompañantes; dejando muchos muertos y unos pocos supervivientes…

Origen: mundodeportivo.com