VIENA – A Ernesto Valverde le salió un tic de profunda sinceridad. No tiró tantos balones fuera y mostró su opinión casi a pecho descubierto. Por lo menos en las cuestiones más significativas de cara al partido de hoy en el Allianz Stadion, en el que el objetivo del Athletic de alcanzar el liderato del grupo depende de lo que ocurra en Italia…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia