Durante el Athletic-Eibar se produjo una de esas acciones que han pasado a ser cotidianas y que personalmente me enervan. Faltando diez minutos, con 2-1 en el luminoso, Williams quedó tendido en el área armera tras finalizar un ataque y recibir un ‘recadito’ por detrás…

Origen: mundodeportivo.com