Poca explicación tiene, sobre todo, el cuarto de hora de apertura de Aymeric Laporte en el Villamarín. El principio de una noche negra. Corta, porque fue sustituido al descanso. Para el primer minuto de juego, el central de Agen ya había visto una tarjeta amarilla. Malo por doble motivo…

Origen: mundodeportivo.com