No resulta fácil convencer a nadie de que ayer el Athletic fuese justo vencedor de un partido altamente eléctrico desde el mismo comienzo. Con un Celta presionante desde sus futbolistas más adelantados, la sensación de que la noche iba a ser complicada apareció sin descanso desde el pitido inicial…

Origen: mundodeportivo.com