El partido del pasado lunes es el que menos afluencia de público ha reunido en San Mamés en lo que va de Liga. Los datos todavía no oficiales cifran la entrada en 35.808 espectadores. Alrededor de 18.000 localidades, de tal manera, se quedaron vacías en la fría y lluviosa noche bilbaína…

Origen: mundodeportivo.com