El listón de exigencia se ha instalado muy alto en Bilbao. Una consecuencia directa del brillante rendimiento que está ofreciendo el Athletic Club en los últimos años. Se le pide más a nivel de juego. Sobre todo a domicilio; y ocasionalmente, como el lunes ante el Celta, también en San Mamés…

Origen: mundodeportivo.com