En el fútbol no hay pasado. Manda el presente y la expectativa de lo que puedes llegar a ser. Nadie juega por una buena hoja de servicios. Y ese peculiar orden hace que futbolistas con carrera se conviertan de súbito en meritorios a la caza de minutos para demostrar que su sitio está entre los habituales…

Origen: Marca.com