No fue el encuentro de ida como para echar cohetes ni para celebrar delicias rojiblancas. Pero al menos valió para dar un paso al frente, para encarrilar una eliminatoria que, jugada sin la intensidad necesaria en estos casos, puede ser una ronda trampa…

Origen: mundodeportivo.com