BILBAO – Es de esas noticias que surgen de repente. Que se ha gestado en la más absoluta discreción, sin que se haya filtrado ni un mínimo asomo de su existencia. Y que, por tanto, se recibe con un matiz chocante. La bomba saltó ayer tarde…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia