A los aficionados del Athletic les mereció la pena ir a San Mamés sólo por ver el espectacular remate del navarro, que puso al público en pie.

Origen: AS.com