EL Athletic hizo los deberes, sin necesidad de alardes. Se trataba de cumplir el expediente y no sufrir sobresalto alguno en un partido en el que valieron dos detalles de Aritz Aduriz para decidir y sentenciar a un Racing resignado a la evidencia…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia