SON las cuentas eternas: cinco pasos y ya estamos donde solemos: en la final. Esa es la ruta, esas son las matemáticas de San Mamés año tras año cuando la niña bonita, la Copa, enseña muslamen en La Catedral…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia