Triste episodio después del Athletic-Racing de Copa del Rey celebrado en San Mamés, cuando un grupo de radicales bilbaínos increpó e insulto a los aficionados visitantes a su salida del estadio.

Origen: Marca.com