La palabra cáncer todavía es entendida como sinónimo de muerte. A pesar de que sabemos que se cura en muchos casos, cuando oímos la palabra cáncer nos echamos a temblar. La primera fase es la de shock e incredulidad: “Esto no me puede estar pasando a mí, se habrán equivocado de paciente o de análisis”…

Origen: marca.com