BILBAO – Enero es un mes difícil para los equipos que son capaces de apurar sus aspiraciones en la Copa. Al margen de que después de un paréntesis, en este caso el navideño, siempre da la sensación de que cuesta hacerse de nuevo a la dinámica y el ritmo de la competición…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia