captura-de-pantalla-1310El 8 de diciembre de 1926, cuatro años después del fallecimiento de Rafael Moreno Aranzadi ‘Pichichi’, se inauguró en el antiguo San Mamés el monumento de bronce dedicado al mítico jugador, obra del escultor bilbaino Quintín de Torre. Semanas más tarde, concretamente el 1 de enero de 1927, el Athletic Club disputó en la Catedral uno de sus habituales partidos de Pascua, esta vez ante el MTK Budapest, y ante el asombro del público, en los prolegómenos del amistoso, los jugadores húngaros se dirigieron hacia la grada de Misericordia, en uno de cuyos costados estaba enclavado el busto, para depositar un ramo de flores en homenaje a la memoria de Pichichi…

Ver artículo completo en: http://www.athletic-club.eus/pdfs/revista/523.pdf