Ernesto Valverde siempre ha jugado al Barcelona con una presión alta, para impedir su salida de balón desde atrás e incomodar a Ter Stegen, que ha sufrido de lo lindo en San Mamés…

Origen: AS.com