No existieron medias tintas en San Mames entre dos de los equipos con mayor solera en la Copa del Rey de cuantos compiten por ganarla. El plan del todo o nada que tradicionalmente prepara Valverde para sus hombres siempre que el Barça visita Bilbao, volvió ayer a escena mediante una tremenda presión intensiva desde que se escuchó el pitido inicial…

Origen: mundodeportivo.com