San Mamés recibió al Barça en la ida de octavos de Copa con el ambiente de las grandes citas. La afición del Athletic vibró con el equipo de principio a fin. Muy metida en el partido a lo largo de los noventa minutos. Estalló con los goles de Aduriz y Williams. Y apretó para sujetar al equipo en la recta final con dos jugadores menos por las expulsiones de Raúl García e Iturraspe…

Origen: mundodeportivo.com