El Athletic no pudo pasar ayer del empate a cero goles. Los leones pusieron fin a la racha victoriosa en San Mamés, pero lo cierto es que se encontraron con un Alavés muy sólido, que vino a Bilbao a hacer su partido y lo consiguió con creces. El conjunto gasteiztarra ofreció una buena imagen y la sensación de ser un equipo que sabe a lo que juega. Si sigue así no tendrá ningún problema para salvar la categoría, su objetivo tras volver a Primera…

Origen: mundodeportivo.com