ESE es el sentir general de la parroquia rojiblanca después del primer partido de Copa de los leones en San Mamés ante el Barcelona. La victoria ha generado un clima de ilusión muy distinto al que vivimos una vez conocimos el nombre del rival. Está claro que es difícil, mucho, pero con el 2-1, algo menos…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia