BILBAO – La crisis de juego con la que el Barcelona ha arrancado 2017 parece culpa de los árbitros. O mejor dicho, de una supuesta mano negra que maneja los hilos desde los estamentos de LaLiga para impedir los éxitos del conjunto culé…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia