BILBAO – La manía persecutoria en que se inspira el follón mediático que están promoviendo en Barcelona, desde dentro de club y desde su entorno, resulta hiriente y preocupante, cómo no. El Athletic trata de concentrarse en lo suyo, pero tal es el ruido que resulta imposible obviar una campaña que en todo caso es sintomática…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia