El pique llega al Camp Nou. Con Gerard como feroz crítico de las actuaciones arbitrales en el año nuevo, el Barcelona recibe al Athletic jugándose los cuartos. La Copa contra las dudas. En el campo y también fuera de él. A cinco del Madrid en LaLiga (y con un partido más que los blancos), una eliminación prematura es lo que faltaba en Can Barça. Las heridas se curan ganando. Así funciona esto, que diría Piqué…

Origen: Marca.com