La desgraciada lesión de Arrizabalaga ha dejado en bandeja la temporada a Iraizoz, que empezó con la rotación en LaLiga pese a los méritos que arrastraba y con la marcha de Herrerín se quedó como propietario de Copa y Europa League. Pues ahora, en la que se supone será su última campaña en el Athletic, queda todo el peso de la portería en sus guantes probablemente durante los dos próximos meses, fundamentales para hacer un gran año…

Origen: AS.com