BILBAO. El Athletic dio por bueno un punto, cuando quizá no se lo mereció y solo la falta de pegada del Leganés, que gozó de hasta seis ocasiones claras de gol, le evitó un mal mayor. Porque a la falta de juego se le añadieron más daños colaterales en las personas de Aritz Aduriz y Beñat…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia