La madera se ha aliado con el Athletic en varias ocasiones a lo largo de esta temporada y de esa manera ha tapado un poco más las carencias de un equipo que a domicilio está escaso de rendimiento. El reflejo más evidente de esta realidad se vivió ante el Leganés. En el tramo final del encuentro de Butarque un salto a la salida de un córner entre Mantovani y Aymeric Laporte deparó un cabezazo del defensa rojiblanco que se estrelló en el palo izquierdo de la portería de Gorka Iraizoz…

Origen: mundodeportivo.com