BILBAO – Probablemente se convirtió en la única noticia positiva del esperpento que firmó el sábado el Athletic en su primera comparecencia oficial en Butarque. Óscar de Marcos ha regresado. El de Biasteri participó en los últimos siete minutos de un nefasto partido del conjunto rojiblanco, un escaso recorrido en el que, sin embargo, tuvo oportunidad de acentuar el rol de referencia que ejerce desde que debutara como león…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia