El fútbol, es un juego muy estratégico y no de sprint; pero la aceleración y velocidad ofrecen muchas ventajas competitivas a un futbolista…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia