EL Athletic recibe el domingo la visita de un equipo que se ha acostumbrado a sonreír al término de cada partido ante los leones. Así ha sido, al menos, en los cuatro últimos años, en los que el conjunto madrileño se ha convertido en una auténtica pesadilla para los rojiblancos, incapaces de cantar bingo a costa de un rival férreo e incómodo donde los haya…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia