La emoción que embarga a miles de personas en un estadio cuando el balón atraviesa la línea de gol se ha tornado un apoyo para algunas personas aquejadas de demencias o alzhéimer tras participar en un taller en el que hablan de fútbol para rememorar instantes de sus vidas…

Origen: Canarias7