Era habitual que en los comienzos del campeonato liguero, y durante décadas posteriores también, los marcadores fueran abultados, exageradamente amplios. Los Athletic-Atlético también pasaron por esos registros realizadores y dejaron encuentros para el recuerdo. Hasta en tres ocasiones los bilbaínos endosaron un set a los colchoneros y en otra, nada menos que siete. Son otros tiempos y la filosofía de Simeone no invita a semejantes festines de goles para la cita de mañana…

Origen: mundodeportivo.com